Es tiempo de potaje de bacalao

  • Lunes, 10 Abril 2017 08:56
  • Written by 
Es tiempo de potaje de bacalao Pb

Las religiones han dirigido desde siempre las costumbres de los feligreses y la comida, por supuesto, ha estado muy marcada. En el mundo occidental hemos tenido la suerte de que la religión ha exigido comer pescado en las etapas de penitencia y las cabezas de familia han convertido esta penitencia en un auténtico placer creando multitud de recetas entre las que me quedo con el "Potaje con garbanzos, espinacas y bacalao".

Pues vamos a hacer penitencia con este plato tan rico, fácil, nutritivo y de típica gastronomía mediterranéa.

Vamos a dar la receta para cuatro personas pero no está demás poner un poco más ya que en este tipo de platos se agradece que queden sobras.

Manos a la obra: 300 gramos de garbanzos  - me gustan pequeñitos, de Fuentesauco- que pondremos a remojar el día anterior con un poquito de bicarbonato o sal; 300 gramos de bacalao desalao -12 horas de remojo cambiando el agua es suficiente- ; 300 gramos de espinacas frescas; cebolla al gusto - yo pongo una mediana - ; cuatro de dientes de ajo pelados; dos huevos cocidos y una rebanada de pan frito. 

Como condimentos, el rico pimenton de la Vera de la variedad que más nos guste, 1 hoja de laurel, aceite de oliva virgen extra y sal.

Los garbanzos deben quedar tiernos y para ello hay que lavarlos bien y ponerlos a cocer en agua hirviendo un rato. Después los enfriaremos y los pondremos a cocer otra vez también en agua hirviendo con los dientes de ajo, la cebolla y el laurel. En olla rápida se cocinan en 20 minutos pero a mi me gusta hacerlo con la magia de la olla de barro que te traslada a tiempos en los que se cocinaba sin prisas. 

Yo dejo los garbanzos cociendo y me voy al gimnasio. Cuando vuelvo, hora y media después, añado las espinacas lavadas y cortadas que se hacen en un suspiro y finalmente añadimos el bacalo y lo dejamos unos 10 minutos. Entonces lo probamos y rectificamos de sal.

Freimos los dos dientes de ajo que nos quedaban en unas cucharadas de aceite y luego los retiramos y freimos una o dos rebanadas de pan, según tamaño, en ese aceite aromatizado. Lo retiramos del fuego y añadimos una cucharadita de pimenton. Majamos el pan con el aceite y el pimenton que hemos puesto y lo añadimos a nuestro potaje.

Finalmente tomamos los huevos cocidos y deshacemos las yemas con un poco de caldo del potaje, picamos las claras y lo incorporamos todo a nuestra olla. Yo lo dejo cocer todo unos minutos y luego...a reposar. 

A la hora de comer lo calentamos a fuego suave y  lo tomamos como plato único que podemos terminar con unas ricas torrijas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Últimas noticias