Atunes rojos en la Diagonal de Barcelona

Martín Berasategui con la familia Balfegó Martín Berasategui con la familia Balfegó Balfegó

El pasado 3 de abril asistimos a la inauguración de Tunateca, Espai Gastronòmic, de Grup Balfegó. Si bajas desde la Plaza de Francesc Macià por la avenida Diagonal, justo en la esquina con la calle Muntaner, te la encuentras. El proyecto ha requerido meses de duro trabajo, pero, por fin, ya hay atunes rojos en la Diagonal de Barcelona, el lugar más indicado para que una saga de pescadores catalanes, los Balfegó, de L´Ametlla de Mar (Tarragona), dedicada desde hace cinco generaciones a la pesca de esta especie, ofreciera a todo aquel que quiera, no sólo este exquisito manjar, sino también todo su conocimiento y, ¿por qué no decirlo?, su cariño y casi veneración hacia este pez.

El local, de unos 300 metros cuadrados, dispone de tres espacios diferenciados. Desde la propia avenida Diagonal se accede a la sala principal de la que sorprende su techo, ya que de él cuelga todo un banco de atunes nadando en círculo, tal y como lo hacen en las granjas que la empresa posee en la costa de L´Ametlla de Mar, y hasta las que remolcan los atunes capturados en alta mar. De esta sala y a través de un pequeño tramo de escaleras, se accede a otra sala, dedicada a la ceremonia de ronqueo, el despiece tradicional del atún.  Por último, en el piso superior existen un par de espacios reservados, especialmente diseñados para reuniones privadas.

El lugar, además de permitir pasar un rato agradable degustando un bocado exquisito de atún rojo, bien sea en sashimis, nigiris. tatakis o makis, pretende ir mucho más allá, de manera acorde a la propia filosofía que ha llevado a Grupo Balfegó a convertirse en la empresa líder en la captura y comercialización de esta especie en nuestro país. De hecho, el local muestra, a través de grandes pantallas, la cultura de esta empresa, su afán por innovar y evolucionar o su contribución a la investigación científica, factores todos ellos que han convertido a Balfegó en uno de los mayores valedores de la sostenibilidad y de la pesca responsable del atún rojo.

En definitiva, lo que desean Manel y Pere Vicent Balfegó, primos hermanos y creadores del actual Grup Balfegó, es que, en la Tunateca, no sólo se pueda comer, sino que también se aprenda sobre esta especie, y que el consumidor sea capaz de distinguir la calidad entre las diferentes ofertas que existen en el mercado. No en vano, y también es una realidad, actualmente el atún rojo es uno de los productos más falsificados y son numerosos los lugares donde se oferta esta especie, pero dista mucho de serlo.

Por lo que se refiere al aspecto gastronómico, el responsable será Pere Lladó, que ha diseñado una carta, tanto japonesa, como mediterránea, con el atún rojo como protagonista. Junto a él, y para cada una de estas dos opciones, los chefs   Hideki Matsuhisa (Koy Shunka, Barcelona), y Marc Miró (La Llotja, L’Ametlla de Mar), aportarán todo su conocimiento para enriquecer la experiencia.

La Tunateca también difundirá el trabajo que realizan destacados chefs de todo el país con el atún rojo. De hecho, quiere ser una plataforma capaz de actuar como prescriptor de sus restaurantes, una vez que los clientes hayan podido conocer el producto, su origen, la cultura alrededor de él, además de degustarlo. A la inauguración no faltó Martín Berasategui, que desde septiembre pasado difunde la imagen del atún rojo Balfegó por todo el mundo.

El acto desbordó todas las expectativas y a él asistieron cerca de medio millar de personas entre clientes, amigos, representantes de la administración pública, medios de comunicación o trabajadores del Grup Balfegó. Entre todos ellos, también algún niño y era sorprendente ver la concentración de los críos, sobre todos japoneses, observando a los maestros preparar los platos. No en vano, para este pueblo, el ronqueo es una tradición desde hace ya 3.000 años, ahora ya es posible vivirla en pleno centro de Barcelona. 

 

 

Últimas noticias