El 59% de la pesca del Mediterráneo y el mar Negro se captura de manera insostenible, según la FAO

  • Jueves, 17 Agosto 2017 09:16
  • Written by 

El 59% de las poblaciones de peces evaluadas por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) en el Mediterráneo y en el Mar Negro se capturan con intensidad biologicamente insostenible, principalmente en las especies de mayor tamaño como la merluza, la liza, el lenguado y los espárridos, según el último informe mundial de la pesca y la acuicultura realizado por este organismo que alerta sobre el posible aumento del número de especies cíticas invasoras en el Mediterráneo, asociadas al cambio climático.

Este informe 2016, denominado SOFIA por sus siglas en inglés, se realiza cada dos años, ahora con datos de 2014, y señala que, en el mundo, casi un tercio de los peces con valor comercial se capturan  a un nivel biologicamente insostenible, el triple que en 1974, aunque este dato se mantiene estable desde 2007.

El consumo mundial de pescado pér cápita superó por primera vez los 20 kilos anuales debido a los mayores suministros procedentes de la acuicultura, a la fortaleza de la demanda, las capturas récord de algunas especies y por la reducción de desperdicios. El pescado proporcionó el 6,7 % de todas las proteinas consumidas por los seres humanos y en 2014 daba trabajo a unos 57 millones de personas, un tercio en la acuicultura.

El documento señala que la producción mundial de pesca de captura en 2014 fue de 93,4 millones de toneladas, ligeramente superior a los dos años anteriores y el colín o abadejo de Alaska fue la especie más capturada. Se registraron capturas récord de atunes, langostas, camarones y cefalópodos, todas especies de gran valor.

En total había 4,6 millones de buques pesqueros en el mundo, el 90 % en Asia y África y sólo 64.000 superaban los 24 metros de eslora. Los productos pesqueros representaron el valor del 1 por ciento del comercio mundial de mercancias y más del 9 por ciento de las exportaciones agrícolas totales. El valor de las exportaciones totales fueron de 148.000 millones de dólares EEUU frente a los 8.000 de 1976, y los países en desarrollo exportaron pescado por valor de 80.000 millones de dólares, lo que representa un volumen superior a la carne, tabaco, arroz y azucar en conjunto.

El informe hace hincapíe en que la pesca de captura se puede gestionar de forma sostenible y que la acuicultura tiene un enorme potencial para mejorar la nutrición humana.

Sobre la acuicultura, la FAO señala que en 2014 tuvo una producción mundial de 73,8 millones de toneladas y un tercio correspondió a moluscos, crustaceos y otros animales distintos a los peces. La mitad de esta producción procede de especies no alimentadas.

China sigue siendo el principal productor acuicola y sigue creciendo más que en otros lugares aunque en Nigeria este tipo de producción se ha multiplicado casi por 20 en las dos últimas  décadas y África subsahariana también ha crecido de forma importante. Otros países que han incrementado de forma notable su producción han sido Chile, Indonesia, Noruega y Vietnam, estos dos últimos son el segundo y el tercer exportador de pescado del mundo. El salmón y la trucha son los dos pescados con mayor comercio mundial en este sector.

El informe 2016 sobre la pesca incide en que la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París influirán de manera importante en la pesa y la acuicultura y que el acuerdo de la FAO sobre medidas del Estado rector del puerto destinadas a prevenir, desalentar y eliminar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada supondrá un gran avance.

Se reconoce la importancia de los oceános y las aguas continentales para la seguridad alimentaria y la nutrición adecuada para una población que se prevé que llegue a los 9.700 millones de habitantes en 2050.

Los principales problemas del sector son la Pesca Ilegal NO Declarada y No Reglamentada y la sobrecapacidad de las flotas pesqueras a nivel mundial, así como la práctica de que las flotas desplacen sus operaciones de zonas agotadas a otras nuevas que pueden ocasionar un descenso de las capturas globales debido a la extensión de la sobrepesca.

Los factores que pueden afectar a las perspectivas del  sector según la FAO son los conflictos asociados con la tierra y el agua; los piensos, el suministro de material de repoblación y los recursos genéticos; la integridad del medio ambiente y las enfermedades; la elaboración y adopción de tecnologías de cultivo  nuevas y mejoradas; el mercado, el comercio y la inocuidad alimentaria; el cambio climático; los obstaculos a la inversión, y los problemas que puedan originarse de prácticas acuícolas no guiadas ni supervisadas.

 

 

 

 

Últimas noticias