Atuneros españoles y WWF, juntos por la sostenibilidad del atún tropical

En noviembre pasado, la flota atunera española agrupada en OPAGAC (Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores) y WWF (World Wildlife Found), dieron a conocer las primeras acciones del Proyecto de Mejora de Pesquería (FIP, por sus siglas en inglés). El proyecto lo han desarrollado conjuntamente para conseguir la sostenibilidad de las capturas de atún tropical de los 40 buques de esta organización pesquera que, actualmente, representan el 6% de las mundiales. Además, OPAGAC quiere también conseguir la certificación integral y sostenible del Marine Stewardship Council (MSC) en cinco años, lo que supondría que más del 20% del atún tropical que se captura en el globo estará certificado por este organismo.

OPAGAC quiere obtener esta certificación para el conjunto de su pesquería de cerco, incluyendo todos los tipos de pesca: banco libre, banco asociado (FAD, por sus siglas en inglés) y otros tipos de bancos y es que hasta la fecha MSC sólo ha certificado capturas de flotas de cerco a banco libre u objetos anclados, ignorando el hecho de que esas mismas flotas realizan la mayor parte de sus capturas utilizando FAD. El Proyecto de Mejora de Pesquería de la organización atunera española se basa en tres puntos fundamentales: la optimización de la gestión de las ORP (Organizaciones Regionales de Pesca), la adopción de medidas concretas en la práctica del arte de cerco atunero para asegurar la sostenibilidad de los túnidos tropicales y el menor impacto de este arte de pesca en el ecosistema, así como mejorar la gobernabilidad desde los países costeros, incluyendo la lucha contra la pesca ilegal. Camino recorrido Hasta la fecha, OPAGAC ha cubierto plenamente algunos de los aspectos más relevantes del FIP, como son el seguimiento integral de las actividades de pesca, la implantación de un código de buenas prácticas, la formación de tripulantes y los programas específicos dirigidos a la reducción del impacto de su actividad en el ecosistema marino y, de manera específica, sus efectos sobre especies no objetivo. La organización española ha invertido cerca de 5 millones de euros en el desarrollo de estos programas, verificados por AZTI, centro tecnológico experto en innovación marina y alimentación, perteneciente a la corporación Tecnalia. Estos programas incluyen la instalación de sistemas de seguimiento por satélite (VMS) en el 100% de la flota y la inspección por observadores a bordo de las actividades de sus 40 buques cerqueros. A pesar de estos esfuerzos, ciertas poblaciones de atunes tropicales están aún sobreexplotadas, tales como el atún patudo del Pacífico Occidental y Atlántico y el atún de aleta amarilla del océano Índico. Esta situación se debe fundamentalmente a una gestión inadecuada de las Organizaciones Regionales de Pesca (ORP). Con la puesta en marcha del FIP, OPAGAC promoverá la adopción por estos organismos de Normas de Control de Capturas y, en caso necesario, planes de recuperación de estas poblaciones que se encuentran en estado de sobrepesca o sobreexplotación. Hasta la fecha, OPAGAC ha firmado ya un acuerdo con la autoridad pesquera de las islas Seychelles, en el océano Índico, para el desarrollo de un programa piloto de observadores electrónicos a bordo (EMS = Electronic Monitoring System). Este programa contempla la instalación de dos de estos sistemas en sendos buques de la flota de OPAGAC y con ello, quiere probar que estos sistemas de observación electrónica pueden ser utilizados como una herramienta de monitorización de cumplimiento de la normativa y de recolección de datos científicos, todo ello de manera transparente y eficiente. Igualmente, el pasado mes de diciembre, firmó un acuerdo con el Ministerio de Recursos Marinos de las Islas Cook, para el desarrollo de un proyecto piloto de implantación de estos mismos sistemas, en los barcos de pesca que operan en las aguas territoriales de estas islas del Pacífico. Esta iniciativa de transparencia, incluida en el FIP de OPAGAC, reconoce la creciente contribución de las pesquerías de atún a la economía de las Islas Cook y el interés de ambas partes en la conservación y gestión de los stocks de atún del Pacífico. En concreto, el SME optimizará la recogida y verificación de datos científicos para luchar contra las actividades de pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR), así como el cumplimiento de las regulaciones nacionales e internacionales.

  • 212
  • Last modified on Miércoles, 05 Abril 2017 18:43

Últimas noticias